FRACAS (2).gif
  • Facebook
  • Twitter

la última vez que los niños vieron al abuelo

este parecía un viejo árbol

recostado sobre la cama

era una visión extraña

bajo las sábanas se adivinaban las torsiones de sus ramas

su olor a tierra húmeda y el ruido de los pájaros

que hacían suavemente pío pío cuando abría la boca

los niños intrigados por el aleteo

pegaban sus cuerpos de leche contra mi cuerpo de palabras

los tres sabíamos que pronto habría que atravesar el bosque

y no tenían miedo

y no temblaban

solo aguardaban el momento oportuno

para apoyar sus labios en la corteza

Un poema del libro Feu de tout boisDélit buissonnier n°1, una colección especial de la revista Nouveaux Délits, 2016.

UN POEMA DE

TRADUCCIÓN DE