SOY LA PUTA PERFECTA

ANNE-SOPHIE VIGNOLLES

Carnosos, finos, anchos, hinchados o curvos,

Me adapto a todas las formas y carnaciones.

 

Mezcla de piedras preciosas y miel en la Antigüedad,

Escarabajo carmín pisado en Egipto,

Alga, iodo, bromo, cera de abeja, mora, higo, uva o pigmento,

Llevo en mí la Historia.

 

Verde, rojo, rosa, violeta o negro.

Brillante, grasoso, opaco, seco o húmedo,

En pieles, papel o espejos,

Soy efímero.

 

Conmigo hablan, seducen, acarician, besan, engañan, matan y aman.

Conmigo escriben, develan secretos, revelan pasiones y firman rupturas.

Conmigo, dan a luz y abortan.

 

Brillo en cuerpos mutilados, feos, bellos o torcidos.

Delineo formas, rectifico volúmenes y lleno grietas.

 

Dibujo y sublimo el dolor, la alegría y el llanto.

 

Te deseo cuando acercás tu mano y me elegís entre todos para servirte.

Me excita sentir tus dedos en mi cuerpo.

Me gusta deslizarme por las fisuras de tu boca.

Gozo cuando me aplastás contra el espesor de tus labios.

 

Por favor, no dejes nunca de desearme,

usarme

y amarme.

 

Quiero ser tu último compañero cuando volvamos a nuestra naturaleza prima,

el polvo.

Anne-Sophie Vignolles (1971, París, Francia). Editora, escritora y traductora, es francoparlante de nacimiento e hispanohablante de adopción. Le encanta moverse entre idiomas, continentes, lenguas, nombres (a veces Anne, a veces Sophie, a veces ambos), palabras, identidades y b(r)usquedades varias. Actualmente es estudiante de la Maestría de  Escritura Creativa de la UNTREF cuya revista literaria, Aquilea, publicó su primera crónica sobre Adriana Carrizo, que luego dio origen al primer capítulo de una serie de exposiciones multidisciplinarias (en las que conviven la pintura, la fotografía, el video, las ciencias sociales, la poesía, la lectura y el arte dramático) que giran en torno a la palabra y al concepto de OFICIO.