FRACAS (2).gif
  • Facebook
  • Twitter

Las mujeres que me volvieron loca de verdad

 

Las mujeres que más amé

las que me volvieron loca de verdad

las chicas con las que quise todo, escribían.

 

Mi mamá hizo hasta segundo grado y no

me miró los cuadernos ni pudo

colorear un mapa conmigo o ayudarme

en un ejercicio de contabilidad.

 

El colegio y casa eran

una cadena rota en mi cabeza.

Cada vez que la veía firmar algo,

el boletín de la primaria,

un documento en el banco,

notaba que lo hacía lentamente

como alguien recuperándose de un golpe.

 

Me pregunto si las mujeres que amé

las que me volvieron loca de verdad

las chicas con las que quise todo

fueron mi movilidad intelectual ascendente,

 

si elegir mujeres que escriben

es disimular eso que me falta

cada vez que las dejo

o que me dejan.

Las cosas se van con vos

 

En las fotos familiares que guardo 
estoy arriba de un triciclo, una bici, un auto a pedales.
Tenía ocho, nueve años y a mi papá le pedía
que me llevara a andar en bici, en karting, en moto.
En el Italpark me gastaba la chequera de los juegos 
en la pista de Indianápolis

me estaba preparando para un movimiento

que ahora veo no termina nunca.
A los 20 me fui de casa
porque del barrio hay que irse rápido.
El 98 por ciento de las familias son disfuncionales, mi papá
traía plata a casa pero cenaba 
en otro cuarto y cuando subíamos
al colectivo se sentaba lejos de mí

aunque tuviera espacio.
Del barrio hay que irse digo siempre
para eso tomé envión y cocaína 
pero como me dijo mi tío que está muerto
te vayas a donde te vayas las cosas se van con vos.

Siento que estoy llena de vida y también 
que no lo soporto.
Del barrio hay que irse sigo diciendo
aunque yo ya me fui.

Mientras estuve con ella

 

Mientras estuve con ella

se rompió el botón de la luz del baño

se descascaró la pared que está abajo de la ventana del living

la humedad avanzó

se pudrió la base de madera de la ventana del living

bañé con menos frecuencia a la perra

la cocina empezó a perder gas

se partió la perilla de plástico de la hornalla delantera izquierda

se rajó la tapa del inodoro que no repuse

todavía hago pis apoyada en la loza fría           

mientras estuve con ella no arreglé nada.

TRES POEMAS DE